¿Hay alguna esperanza para mí?

viaadmin Edición 6, Español

real-meaning“En aquel tiempo estabais sin Cristo… sin esperanza y sin Dios en el mundo”. Esas palabras describen mi vida antes del 23 de abril de 1989. Había tocado fondo. Los placeres no me llenaban, y el alcohol y las drogas no apagaban mi conciencia. Vivía ignorando a Dios. ¿Cómo llegué a ese punto tan desesperante en mi vida?

Fui criado sin ninguna religión, aunque de niño a veces escuché de la Biblia. Crecí sin respeto ni temor a Dios, buscando los deleites temporales del pecado y corrompiéndome en los vicios. Mi vida iba de mal en peor. Cansado, clamé: “¡Señor, ayúdame!”. Dios me oyó y poco después encontré un folleto en el suelo. Lo leí y unas palabras me impactaron: “El que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”. ¡Qué angustia no saber si estaba inscrito en ese libro! Tenía miedo de morir inesperadamente sin estar preparado.

Una noche fui a un lugar donde hablaban de la Biblia. El predicador, al pedir un canto, dijo: “Si usted no es salvo, no se engañe cantando: ‘Cuando allá se pase lista yo estaré’”. No pude más y salí. Mi condición me abrumaba.

Poco después fui a un patio de bolas criollas a jugar con unos amigos, pero me di cuenta de que no podía seguir dándole las espaldas a Dios. Había muchas personas en aquel lugar, pero sin sentir vergüenza me arrodillé. Agobiado por mi condición y conmovido por el hecho de que Cristo hubiera muerto por mí, recibí el regalo de salvación de Dios (Romanos 6.23). Esa tarde de 1989 Dios me salvó por pura gracia, me perdonó todos mis pecados y me hizo una nueva criatura. ¡Qué bendición saber que mi nombre ahora estaba inscrito en el libro de la vida! Dios me libró de la esclavitud del pecado y de mis vicios.

¿Y usted? No se engañe. El placer del pecado es temporal y trae destrucción. Reflexione: “¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” La eternidad es una gran realidad. “Prepárate para venir al encuentro de tu Dios”.

Alexander Hernández

Compartir